22 enero 2014

UN AÑO DE AMELIA

Un año completo de  Amelita Superstar! Tres kilos y medio de puro amor de gatete! 

Vino a casa en enero de 2013 y ya podemos celebrar nuestro primer año de convivencia. Parece que lleva con nosotros toda la vida. Me ha enseñado tantísimo, me ha hecho mucho más feliz y me ha convertido en una persona mejor... parece una tontería y desde luego, yo hace un año no hubiese podido comprender que alguien quisiera tanto a un animal o hablara así de su mascota. Ahora no me imagino el día a día sin ella y no puedo culpar a mis hormonas alteradas de ello, este gato me ha transmitido una mega dosis de  empatía animal!. 
Les cuento lo que sé de su historia, cómo llegó a casa.
Amelia se contagió de pequeñita del herpes virus felino y sus dueños, que no la podían tener, se la dieron a mi prima y a su socio que eran los veterinarios que la estaban tratando. Debido a la enfermedad perdió la visión del ojo derecho y se le afecto la visión del izquierdo. Amelili vivió felizmente en la clínica (si no me equivoco) cinco años. Hasta que a finales de 2012 comenzaron a hacer unas reformas  y Amelia se estresó un poquito, mi prima comenzó a pensar que la gata necesitaba estar en una familia que le prestase más atención de la que ellos podían dedicarle con todo el curro que tenían. A la misma vez yo fui una tarde a la clínica y Amelia estuvo tan cariñosa que sin pensarlo y sin que mi prima me hubiese comentado nada de sus incipientes ideas de buscarle casa al bicho, le pregunté si me la podía llevar conmigo. Hecho totalmente insólito teniendo en cuenta que jamás le había hecho caso a la gata ni jamás he sido amante de los animales ( ni siquiera tocaba al perro de mi madre ni a ningún otro animal si podía evitarlo). Total que al cabo de una semana estaba en casa con todas sus pertenencias!!!!! 
En abril del año pasado terminó de perder la visión del ojo derecho y se quedó totalmente ciega, pero la verdad es que tiene una estupendísima calidad de vida. Se ha adaptado perfectamente a su nueva casa, sabe donde está colocada cada cosa y se mueve por aquí  como si viese perfectamente. La verdad es que la tenemos tremendamente mimada y hace lo que le apetece, yo creo que es muy feliz. Tiene toda la atención veterinaria que necesita, en la clínica no se olvidan de ella, cosa que agradezco profundamente!
Es una gata tan especial... o eso creemos nosotros, que vamos a decir... Es el gato-perro, cuando no está profundamente dormida se acerca a la puerta a recibirte, te persigue por toda la casa, cuando llego de trabajar me acompaña al dormitorio a cambiarme de ropa y luego se sienta en el inodoro y espera hasta que me desmaquillo, es super cariñosa, le gusta acurrucarse en nuestro hombro o debajo de la camisa/ chaqueta que llevemos para dormir la siesta, cree que MrI es otro gato y le da unas limpiezas de cabeza y barba cuando esta despistado durmiendo... Por supuesto, desde que descubrió nuestra cama se  hecha a correr cuando intuye que es la hora de acostarse para llegar la primera y coger hueco, hueco entre MrI y yo, bien apretadita y tapadita entre los dos y con su cabeza en la almohada, que ella es una gran señora! Yo siempre pensé que los gatos eran criaturas muy independientes y que pasaban un poco de los humanos, pero parece que Amelia necesita un montón de contacto social y nosotros estamos encantados de dárselo.
Yo se que la mayoría de la gente se horroriza cuando la ve en fotografía, pero quien la conoce se enamora de ella, eso lo garantizo. 
Cuando me preguntan que voy a hacer con ella cuando nazca Miranda me quedo asombrada, pues seguir queriéndola, no existe otra opción, otra cosa no, pero amor para repartir nos sobra en casa!!!!

18 comentarios:

  1. Te entiendo al 100%. Me han entrado unas ganas tremendas de conocerla!

    ResponderEliminar
  2. Es adorable, me encanta. Mi gata también es un poco perrete. Los gatos en general puede que sean un poco más independientes, pero también nos necesitan y demuestran que quieren nuestra compañía.

    ResponderEliminar
  3. Doy fe que en esa casa se desprende puro amor desde que entras por la puerta.
    un abrazo desde el "exilio"

    ResponderEliminar
  4. Lolita,
    no he podido evitar sonreír leyéndote porque me he sentido muy identificada. Yo siempre "fui de perros" y pensaba que los gatos eran despegados y egoístas (culpa de la mitología popular). Por casualidades de la vida llegó mi gato Ciro y después los dos gatos de mi pareja, Atina y Leo. La verdad es que, a día de hoy, no los cambiaría por nada ni por nadie. Son empáticos, cariñosos, inteligentes. No son mis mascotas: son mi familia. Agradezco que no sean serviles y que tengan criterio (cosa que le falta a algunos canes) porque aprecio aún más sus muestras de amor. Piden muy poquito y dan muchas cosas a cambio. Felicidades a Amelia y a vosotros por tener la suerte de tenerla. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ah, y a mí me parece preciosa. Me la comería a besos.

    ResponderEliminar
  6. Es la gata perfecta para tener cuando llega un bebé a casa y para estar embarazada, te lo aseguro!. Mi prima tuvo una y cuando me la presentó en foto le dije que yo no podría dormir tranquila en casa sabiendo que esa gata andaría por ahí!!! jajaja, como se molestó la pobre! y la entiendo porque estos gatos-perros son maravillosos y super cariñosos, se aprende a quererlos. Y yo me imagino a Amelita, que con su deficiencia visual debe ser más cariñosa todavía. Disfrútala mucho. Ya me la imagino super cariñosa con Miranda cuando la tenga en casa...verás como sí! Un besote.

    ResponderEliminar
  7. Amelia es muy afortunada. yo también tengo una gata-perro recogida de la calle que me espera en la puerta y me hace compañía cuando me visto, cocino, leo,... no se pierde un momento jjj

    ResponderEliminar
  8. La mayoría de la gente que dice "no me gustan los gatos" es porque no ha tenido ninguno y no los conoce. Yo soy una loca de los animales en general pero los gatos me parecen muy especiales. Son domésticos pero con un puntito de animal silvestre.

    Amelia me parece guapísima y seguro que es muy feliz con tantos mimos.

    Un apunte: que no te vendan cuentos con lo de los gatos y el embarazo. Dicho por un veterinario: "para que un gato te contagie toxoplasmosis tienes que comerte su mierda". Además sólo pueden contagiarla durante dos semanas en toda la vida del gato, las dos semanas posteriores a que él la haya cogido. Es más fácil que te contagies comiendo carne poco hecha. Y respecto a la niña... es un auténtico regalo que tenga la oportunidad de crecer junto a un animal. Verás como Amelia la va a querer tanto como a vosotros.

    ResponderEliminar
  9. ¿Asustarse? ¡Pero si es preciosa y se ve a la legua que es una gata especial! En cierto modo transmite todo lo que has dicho a la cámara...

    ResponderEliminar
  10. Un año ya!! Cómo pasa el tiempo!
    Sabes que yo soy gatufóbica, pero tengo que agradecerle a Amelita y a ti, la gran aportación que me están haciendo a mi terapia..
    Y te entiendo perfectamente, no son mascotas, son la familia!!
    Besotes a los tres y medio!

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué historia tan bonita! la de Amelita.¡Me encanta! lo linda que es además ¿acaso un señor calvo es menos atractivo por eso?.Pués un gato tampoco. Yo siempre tuve perro hasta que murió el último y hace casi 10 años recogí a Marisol y hace como 3 y medio a Felipe que además es un gato negro hasta los bigotes. Ellos son felices pero yo aún MÁS.Un niño que se cría compartiendo con animales seguro que es un niño más solidario y respetuoso con personas y animales.Pregúntale a tu prima la manera de presentarle a Miranda. Yo he escuchado que si le enseñándole un pañal usado o ropa del bebé y dejando que se familiarice con el olor.
    ¡ENHORABUENA!a Amelita por haber elegido tan bien ¡no es tonta!jajaja.
    Bss.
    PD. el que no entienda que se puede querer a un animal como un miembro más de la familia, es un NECIO y el se lo pierde.

    ResponderEliminar
  12. Yo la encuentro preciosa!! Y creo que es un animal muy especial, solo hay que leer su historia para darse cuenta!!

    ResponderEliminar
  13. Esta entrada es tan bonita como tu corazón
    Que tengas un fin de semana espectacular

    ResponderEliminar
  14. Gracias por darle un hogar! Y que linda estas ckn tu panza! Crek que me he perdido bastante, bstsss,, volvere a ver la familia completa ;)

    ResponderEliminar
  15. Hola, Lolita! Gracias por tu comentario en mi blog.

    Me gusta cómo cuentas las cosas, así que me quedo por aquí... ;)

    Yo también pienso que las personas a la que no le gustan los gatos es porque no han convivido con uno. No son tan independientes ni tan egoístas como la gente piensa. Yo, desde luego, ya no podría vivir sin su compañía...

    ResponderEliminar
  16. Que bonita es Amelita ainsss....♡

    ResponderEliminar
  17. A mi me ha encantado leer vuestra historia de amor y, en cierta manera, envidio y admiro a las personas que tienen ese feeling con los animales, ya que yo soy como tu has descrito que eras antes.

    ResponderEliminar
  18. Me ha emocionado mucho tu entrada. La verdad es que las personas que hablan sí y tratan así a sus mascotas, demuestran ser buenas personas. Un abrazo :)

    ResponderEliminar

Blogging tips